Un grupo de pusilánimes respaldado por Unidos Podemos protesta ante el congreso con lamentos blandos por la dureza de todo

"A mí lo que me gusta es jugar a la play, fumar en el parque y tocar la guitarra"

El Congreso de los Diputados ha amanecido hoy con un grupo de ninis asentado en su puerta. Han llegado dispuestos a protestar por la dureza del mundo y la vida en general. No portan pancartas ni esgrimen conducta violenta (ni conducta de ningún tipo). Están como desparramados en el suelo con apenas fuerzas para lamentarse.

 

Al parecer les han trasladado hasta allí sus propios padres en coche para que puedan ejercer su protesta. Sus progenitores preocupados por el bienestar de sus retoños les arropan con mantas de vez en cuando y les dan caldo de pollo para que no desfallezcan. No se entiende bien lo que demandan por lo que les relatamos lo que nos han ido contado algunos de ellos de manera particular.

 

—No hay trabajo— ha confesado un chico de 28 años —y el que hay cansa— se lamenta literalmente—. Te obligan a peinarte y a salir a la calle a la intemperie cada mañana. Pretenden que hagas cosas que no quieres hacer por una miseria mientras ellos se tocan los cojones y se forran a tu costa. ¡Queremos cambios!

 

—Este país no tiene futuro porque no confían en nosotros—ha dicho una joven— nos han quitado la esperanza. A mí no me explotan más, no pienso estudiar cuarenta años para terminar sirviendo café a un jefe ignorante que no tiene ni puta idea de llevar su propia empresa. ¡Hay que imponer el sistema de trabajo de Google! ¡Cada uno a su rollo pim, pam, sin agobios, sin horarios, dejando espacio a la creatividad, que fluyan las ideas… ¿Yo? Ahora estoy cobrando el paro pero trabajaba de camarera en un café del centro.

 

—¡Está todo mal! —nos comenta otro chaval— Las calles son sucias y duras, no hay bicis públicas y gratuitas,  los bancos de piedra son ásperos y fríos… además los anclan al suelo a conciencia… ¡Ni que los fueran a robar! ¡Todo es desconfianza! Esta no es una ciudad amable, con buen rollo ¡Que pongan sofás de una vez en las esquinas y wi-fi gratis!  Y sobre todo que repartan dinero a los jóvenes los putos avaros esos de los bancos. El dinero ya de viejo para qué lo quieres si no lo puedes disfrutar. ¡Que nos dejen vivir como queramos! A mí lo que me gusta es jugar a la play, fumar en el parque y tocar la guitarra. Si les mola tanto trabajar que trabajen ellos y nos dejen en paz… siempre insistiendo… si ya hago un montón… el otro día me hice la cama porque era el Día de la Madre.

 

 

 —Hemos venido a respaldar a nuestra gente, nuestros camaradas. ¡Hay que terminar ya con el sistema político de castas, opresor y antidemocrático que pretende castrar el futuro de nuestros jóvenes! El nuestro es un partido donde el poder reside en las bases y el pueblo, las decisiones se toman entre todos. Rechazamos los sistemas centralistas porque se alejan de los problemas concretos de los ciudadanos— ha dicho Joaquín Fernández, portavoz de la plataforma asociada a Unidos Podemos, "Lo mío es mío y lo tuyo es de todos".

 

Tierra Canalla

Guardar

Autor entrada: danielvilamota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.