Un grupo de ancianas toma al asalto el centro histórico de Valencia y lo llena de pintadas con loas a la Virgen

La pasada madrugada un grupo de señoras de avanzada edad integrado por devotas de diferentes cofradías ha llenado de grafitis las fachadas y muros del casco histórico de Valencia. 
 
Pertrechadas con espráis, han rotulado frases como “Viva la Mare de Déu del Desamparats”, “Amunt la Geperudeta” u otras de carácter más político y social como “Sois unos guarros, a mear a otra parte” o directamente “Ribó maricón”.

 

Al parecer llevaban meses preparando el acto vandálico cuya ejecución, coordinada con pericia militar, ha precisado la participación de 102 señoras bien adiestradas. El recorrido estratégico y de formación procesionaria ha trascurrido en zig-zag desde la Plaza de la Virgen hasta la misma puerta del Ayuntamiento donde han dirigido sus protestas y reivindicaciones al recién desayunado Joan Ribó, alcalde de la ciudad de Valencia.

 

Doña Pilar Camuñas de ochenta y dos años, portavoz y cabecilla del grupo, ha transmitido lo siguiente al alcalde:

 

“Señor Alcalde: Venimos a denunciar la situación lamentable que vivimos por la falta de valores cívicos y morales. Hoy día los jóvenes no respetan nada, ensucian las calles de botellas y orines, arman jaleo a altas horas, hacen pintadas obscenas en nuestros muros y se cagan, hablando en plata, en nuestra cara si se nos ocurre protestarles. ¡Estem hasta la figa! ¡No hay moral, ni principios, ni valores, ni respeto! Y su ayuntamiento además ofende nuestras creencias, se burla de nuestra devoción y trastoca las tradiciones que son de todos, de la gente religiosa y de la que no lo es”.

 

Aquí se han venido arriba las mujeres y han coreado al unísono con entonación de misa.:
 “¡Ribó, mamón, no nos jodas la afición,
Ribó, mamón, irás al paredón”
“A ver señoras —ha respondido el alcalde—, un poco de calma. Tienen que respetar el cambio de gobierno, nosotros hemos aguantado veintitantos años a Santa Rita y sus beaterías y ahora toca hacer las cosas de otra manera que para eso gobernamos, hay que distinguir lo público de lo privado, y lo de los jóvenes gamberros ya venía de antes…”
“¡Si la ofrenda nos tocas, te cortamos las pelotas!”
Han contraatacado las señoras al tiempo que lanzaban piedras sobre el balcón del Ayuntamiento con improvisados tirachinas fabricados con bragas faja de licra que llevaban en los bolsos.

 

Ha tenido que intervenir la Policía Nacional sin mucho éxito, pues las señoras lejos de respetar a los agentes se les han abalanzado con piropos y exigiendo les cachearan a fondo por lo que estos han huido despavoridos y medio violados del lugar.

 

Al final las señoras se han ido en autobús o andando hasta sus casas partidas de risa y satisfechas por el éxito del golpe.
Tierra Canalla

Guardar

Autor entrada: danielvilamota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.