Puigdemont acusa a Rajoy de amenazas por el proceso independentista de Catalunya

El presidente del Govern de Catalunya, Carles Puigdemont, ha acusado formalmente a Mariano Rajoy durante las últimas horas de un supuesto delito de amenazas, afirmación grave que deberá demostrar si no quiere verse señalado por calumnia o difamación.

Puigdemont, pese a ser un curtido político, nos cuenta desplomado que las amenazas de Rajoy colman su paciencia por indecentes y además se sitúan más allá de la democracia y la legalidad, algo intolerable en un Estado de derecho. “¡La situació es insoportable! ¡No puc més!”, ha confesado Puigdemont.

El político ha afirmado entre sollozos que está recibiendo llamadas telefónicas anónimas en su domicilio a altas horas de la madrugada con tono y palabras más que reprobables, «Algo propio de un degenerado sexual fuera de sí», afirma.

Acusa a Rajoy de molestar su descanso desde el pasado 1-O además del acoso psicológico más allá de lo rastrero y lo políticamente correcto.

“Sé que és eixa rata covard de Rajoy”, ha dicho el catalán afeándole la conducta al presidente español.

El contenido de la comunicación telefónica, según el relato del independentista, es del estilo de: “Mire usted, para espetec el que le va a meter la Guardia Civil en el cuartelillo cuando le pillemos”, o incidiendo en lo personal también usa expresiones como: “A nadie engaña usted con esa peluca de maricón de playa, todos sabemos que estás más calvo que Almunia y Romeva juntos”.

Otras veces, llegando a lo impertinente, le dice: “Se la voy a meter, mire usted, doblada y sin goma, y la tengo de la talla 155”.

Las peores llamadas, siempre según Puigdemont, son aquellas en las que Rajoy va de graciosillo y le dice entre risas: “Mire usted, dialoguemos, le doy a elegir: ¿cárcel o mucha cárcel?, y: ¿Alcalá-Meco o Soto del Real?”.

Puigdemont nos cuenta que está seguro de que se trata de Rajoy porque cuando le da a rellamada a la mañana siguiente le contesta una educada señorita diciendo: “Palacio de la Moncloa, despacho de la Presidencia, dígame”.

Afirma además que durante las llamadas intimidatorias se oyen por detrás risitas, a veces incluso carajadas, que a todas luces pertenecen a Albert Rivera, líder de Ciudadanos.

 

Tierra Canalla

Autor entrada: danielvilamota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.