Llega a la Tierra el primer viajero del tiempo y es extremeño

El pasado martes nos visitó el primer viajero del futuro, Joaquín Fernández, natural de Badajoz y aseguró que nos espera dentro de poco, unos 40 años, una sociedad perfecta en la que habrá sido erradicado todo tipo de miseria y sufrimiento. Según este señor todo el mundo rebosará felicidad a espuertas, y la justicia, la belleza y la libertad serán tal que casi dará asco pertenecer a la especie humana.
 
En un primer momento este ciudadano iba a ser trasladado al hospital psiquiátrico “Adolfo Díaz Ambrona”, en Mérida. Sin embargo la Guardia Civil ha podido confirmar la veracidad de las extrañas circunstancias que envuelven a Joaquín.
 
A las cuestión planteada por la prensa de: “Si habrá máquinas del tiempo en el futuro por qué coño no ha venido nadie antes”, ha respondido que él es el último de veintitantos viajeros que llevan enviados hasta la fecha. Según parece al menos veinte de los que vinieron antes cobraron una quiniela de pleno al quince y se afincaron en diferentes localidades de la península, preferiblemente en la costa malagueña. Unos cuantos siguen perdidos por la M-30 de Madrid. Según parece Ximo Bayo fue uno de los que primero vino, pero tuvo un mal viaje. Y por fin llegó Pedro Sánchez, pero “Nadie le hace caso”, ha remarcado Joaquín Fernández.
 
También se le ha insistido desde diferentes instituciones como la ONU, Manos Unidas o la AAA (Asociación de Amigos o Amantes) para que nos ayude a mejorar nuestro mundo, pero Joaquín se ha negado en rotundo a colaborar aludiendo a que: “Seguro que metéis la pata como siempre y jodéis el futuro”. Finalmente ha sucumbido a la presión y ante la cuestión de: “Ya te vale, dinos lo que hay que hacer para conseguir esa sociedad perfecta o de esta no sales”, ha dicho que en realidad eso le importa un pito y que a diferencia de los otros pringaos él viene a por el bote del Euromillón que es donde está la pasta.
 
El Observatorio Manchego-Andaluz (OMA) aconseja no dar pábulo a semejante personaje dada su manifiesta catadura moral, así como dudar de la existencia real de ese utópico futuro que pregona. 
 
Tierra Canalla

Guardar

Guardar

Autor entrada: danielvilamota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.