La cola del paro

La situación actual de corrupción política me recuerda un viejo chiste:

Estaban discutiendo unos dirigentes políticos sobre los presupuestos generales del Estado cuando uno tomando la palabra dijo: "Debemos reforzar la dotación para educación, es preciso hacer el esfuerzo, la mayor inversión se debe destinar a construir y mantener escuelas de calidad, con buenos…"

Pero otro compañero le interrumpe: " Eso está muy bien, pero yo creo que la situación de los presos en las cárceles es alarmante…"

Todos le abuchean: "Pero qué dices, coño, a los presos que les den… tiene razón Fernández, el futuro es la escuela, la enseñanza de calidad… hay que formar bien a los chavales…"

Vuelve a la carga el disidente: "No, no, y no, hacedme caso, hay que mejorar las cárceles, que se instalen spas, restaurantes y boutiques, buenos jardines, piscinas olímpicas, habitaciones 5 estrellas, cultura del súper lujo, putas selectas…"

"Has pedido el juico -le increpa uno- cómo puedes defender algo así".

"A ver -responde- no hay mucho que pensar, ¿acaso hemos de volver nosotros a la escuela a estudiar otra vez, eh?

Se quedan todos callados hasta que uno rompe el silencio. "Bien mirado, el trato al que están sometidos en las cárceles hoy en día los presos roza lo inhumano, ¿Cómo era eso del spa que hay que instalar que decías compañero?

Tierra Canalla

Autor entrada: danielvilamota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.